9/7/09

Sebastian Arango Restrepo

Quiero un Alka-Seltzer

Recuérdame más tarde en un pedazo del tiempo, lo que no quiero en este momento recordar. Recuérdame con un tono susurrado que este tempus es un dinamo que nos corroe la sombra y nos cansa el cansancio. Recuérdame más tarde que la vida tiene por rodillas la aniquilación de ella misma Y recuérdame más tarde la par
adoja de este organismo. Recuérdame que la vida se metaboliza a sí misma para reducirse a un café Y recuérdame sin quererlo hacer que los intestinos de nuestra vida son el filtro que gasta la expresión que ella misma se pone en su margen fonético cuando sus oídos demandan escuchar lo que solo ella sabe decir; recuérdame entonces que la vida desde su boca solo decía vida, recuérdame que sus oídos ya solo escuchan la antítesis de la antigua expresión. Recuérdame que el aparato del asma para la vida es ese rollo de letras que engorda nuestro nombre y recuérdame mordiéndote la lengua que la vida se está comprando un espejo que la hace ver como ella no quiere, como ella no es. Mátame en mi velación diciéndome que la vida se convirtió en la esperanza de morir. ¿Cómo se pronuncia la vida? con un túnel de voluntad que espera desdibujar lo que antes dibujo bajo el titulo de vida, con un chorro de pólvora que se pone ojos para cerciorarse donde clavara su calor, su plomo, su muerte.

"Acompañado con la imagen de un Michael que ya no baila"

2 comentarios:

yurenaguillen dijo...

Creo que es el mejor texto que he leído aquí. No añadiría ni quitaría nada. Absolutamente conmovedor.
Un abrazo grande.

Anónimo dijo...

un excelente texo muy bonito eres una persona con mucha capacidad intelectual tqm.