9/11/08

LORENA MADRID


El amor pende de un hilo

que débil cuelga del alma,
no queda nada de esperanza
ni ganas de gritar.
No lo lamento por el querer,
solo por el morir del tiempo perdido;
sigo aquí, inmóvil,
empolvada, olvidada,
quieta como pedazo de madera.
Te siento tan tranquilo
con los pies sobre mí,
en la garganta,
presionando el nudo cotidiano.
He dejado de llorar,
aquí estoy y tú te vas,
mis piernas sin aliento,
con anhelo de correr,
la mente en blanco
y el sentimiento a mil.
¿Por qué no te largas
acorde inútil de guitarra?
A otro sitio,
mientras conjuro el honor al odio.
¡Las cuerdas revienten
haciendo la coartada de asesino!
De un zarpazo te asfixien,
te dejen sin ganas
para que sientas lo que siento,
me maldigas y rompas por fin
el hilo del que cuelga tu amor.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

si el amor duele, creo que esta es una descripciòn apropiada para ese dolor, y si bien es fuerte, que el que lo cause sufra los desechos de sus intenciones.

me gustò

Jorge Ampuero dijo...

Interesante poética y cuánta verdad en estos versos:

"El amor pende de un hilo
que débil cuelga del alma..."

Saludos...

Las elecciones afectivas - Capítulo Colombia dijo...

Un saludo para Lorena y los administradores del blog. Ésta es uan invitación para Lorena para participar del proyecto Las Elecciones Afectivas Capítulo Colombia.
Ha sido referenciada por:
Leandro Loaiza:
http://laseleccionesafectivascolombia.blogspot.com/2008/09/leandro-loaiza-largo.html

Email:
laseleccionesafectivascolombia@gmail.com

Muchas Gracias