10/10/08

DAVID JARAMILLO


Fruto Prohibido
a mi esposa... ella.

"tu cuerpo es paraíso del cual ningún dios podrá echarme."

Gioconda belli.



Se mi fruto prohibido.
si quieres se carne carne de bacanales,
llénate de incensarios o de famélicas faenas.

Pero déjame probarte fruto prohibido.
Déjame ser el furioso grito de tu sangre o
simplemente ser el clamor inmaterial de mis silencios
que inquietos te besan y te reclaman.

Se mi muerte simple e imprevista,
como la de los césares bañados en bronce
y llenarme de tu olor de orquídea;
mientras pruebo de ti fruto cándido
!fruto de ángeles para ángeles¡.

Que después de haberte probado;
cualquier, desnudez, soledad o tártaro
será azotado por tus vestigios
fruto trastocado de ambrosías
que el cielo habrá de negarme por habérmelo bebido.

He de asirme a ti con desperado esfuerzo como el alba del día,
he de apretar mis manos como el enfermo de su sudario,
como el moribundo del crucifijo.

¡ah! fruto prohibido que después de probarte
después de haber consumido hasta tu sombra,
no sin antes haberme bebido la eternidad, he de perdernos entre la sombra,
dormiré acariciando tu imagen y ahogándome en tu memoria

Entre los hombres jamás seremos vistos
pero los acordes de mis cantos acompasaran de los grillos.
y las mariposas serán mensajeras de nuestro nuevo paraíso.


1 comentarios:

erika dijo...

profundo deseo
o inmensa tu inspiracion ...
que sera o las dos ??
jejje
esta lindo eso si!!!